Interpretación de los Sueños

Desde algunas orientaciones psicoterapéuticas como el psicoanálisis la interpretación de los sueño juega un papel fundamental dentro del proceso de la cura. En este artículo intentaremos explicar un poco acerca de cómo se realiza esta interpretación de los sueños y por qué es tan valiosa.

Desde el psicoanálisis se postula la existencia del insconsciente, una parte de la mente inaccesible para el sujeto que sin embargo gobierna nuestra vida. Simplificando muchísimo la noción de inconsciente, podríamos resumirlo como todos aquellos afectos y representaciones (ideas) que no pueden emerger a la conciencia porque han sido reprimidos, situándose el origen de esta represión en la infancia.

Por lo tanto el inconsciente no es accesible a la observación directa, pero vemos su efecto en diferentes casos: en la elección de parejas con ciertos rasgos que no nos convienen y por los que nos sentimos irremediablemente atraídos, en el autosabotaje sistemático en el trabajo o los estudios, en la indecisión crónica, en la imposibilidad de decir que no a las peticiones de los demás, en las adicciones, en las obsesiones, las fobias, dificultades en la sexualidad y muchas situaciones más que tienen en común el producir un sufrimiento en el individuo. A veces la persona se da cuenta de su sin-sentido, se avergüenzo o enfada consigo misma porque no se reconoce en ese comportamiento que, aún así, no puede dejar de hacer.

Para Freud una de las vías para llegar a ese contenido inconsciente es a través de los sueños porque las defensas están más relajadas. El contenido inconsciente lucha por salir pero es reprimido una y otra vez por ser doloroso (por ejemplo: reconocer la agresividad que me despierta uno de mis progenitores) y es esta lucha entre consciente-inconsciente lo que provoca estos comportamientos bizarros o síntomas.

Aunque las defensas están más relajadas, el sueño tiene sus mecanismos para hacer irreconocible la expresión del contenido inconsciente, lo “disfraza” para que este pueda expresarse pero de forma indirecta. Los mecanismos que describe Freud para este enmascaramiento son el desplazamiento y la condensación.

El desplazamiento sería redirigir las emociones de un objeto y/o representación psíquica inaceptable a otro aceptable. Siguiendo con el ejemplo anterior de la agresividad respecto a un progenitor, puedo soñar que estoy teniendo una bronca con mi jefe en lugar de con mi padre porque a nivel consciente me parece aceptable descargar mi enfado con esta figura de autoridad y sustituyo una por otra.

La condensación significa que varios elementos inconscientes pueden verse juntarse a la vez en el sueño que recordamos, es lo que hace que los sueños sean tan raros. Siguiendo con el ejemplo anterior, mi agresividad hacia mi padre puede aparecer desplazada en el sueño hacia mi jefe PERO la oficina del sueño tiene elementos discordantes como una lampara, unas fotos o juguetes que me recuerdan a la habitación de cuando era niño. Aquí se junta un desplazamiento (jefe en lugar de padre) con una condensación (oficina + habitación infantil). También podría ocurrir que el jefe llevara alguna prenda que fuera característica de mi padre, o que aparezca mi madre por el fondo en el sueño, que mi jefe tenga algún rasgo físico de mi padre, etc…

La combinación de estos dos mecanismos en cada elemento del sueño lo deforman hasta hacer irreconocible gran parte de su contenido latente o inconsciente. La asociación libre de ideas, que es que el paciente hable del sueño y exprese lo primero que se le viene a la cabeza al pensar en él y recordarlo ayuda a descifrar este contenido. El poder expresar este contenido inconsciente nos ayuda a conocernos mejor y en este autoconocimiento se basa la cura psicoanalítica, entendernos un poco más nos ayuda a posicionarnos mejor respecto a nosotros mismos y hacia los demás.

Los ejemplos anteriores son parte de un caso analizado en nuestra consulta, dónde un paciente con pensamientos hipocondriacos acudió muy angustiado. Sufría por el sin-sentido de sus pensamientos que versaban siempre sobre contraer una infección, pero no podía impedir experimentarlos y sentir angustia. A través de la terapia, que incluyó el análisis de varios sueños, el paciente pudo expresar su enfado frente una figura paterna tan bondadosa que quedó dominado totalmente por la pareja, la madre del paciente, que a su vez era controladora y posesiva con el sujeto. La imposibilidad de enfadarse, de confrontar y decepcionar a estas figuras parentales hacian que el paciente se sintiera “expuesto” y “vulnerable” ante cualquier ataque externo, lo que su mente tradujo en un miedo irracional a una infección. A medida que el paciente fue consciente de cuál era su conflicto real y pudo posicionarse de otra manera frente al mismo, los pensamientos obsesivos sobre enfermedades y contagio remitieron.

La interpretación de los sueños siempre es personalizada, no hay un elemento o símbolo que significa lo mismo para todas las personas puesto que el sueño tiene que ver con las vivencias y la historia de la persona. El sueño se alimenta de las vivencias del día anterior (resto diurno) que se enlazan con la memoria de la persona, creando una historia que se disfraza a través de la condensación y el desplazamiento. Así, la escucha debe ser personalizada y es el sujeto quién descifra su propio sueño, el terapeuta hace de guía.

¿Te ha resultado interesante cómo funcionan los sueños? ¿crees que podrías estar expresando un conflicto a través de los tuyos? ¿te gustaría iniciar un camino de mayor autoconocimiento? Puedes contactarnos en nuestra consulta de psicología de Villaviciosa de Odón, a través de nuestro formulario o los teléfonos 634 648 398 / 611 400 393

Related Posts

Comentarios no permitidos.