¿Manías o Trastorno Obsesivo?

Seguro que tienes algún ritual, manía o costumbre que para ti es importante y tu entorno no entiende: llevarse el boli de la suerte al examen, limpiar los cacharros según se acaba de comer, comprobar la llave del gas, tener una frase “mantra” que te aporta serenidad…

Como siempre, la línea entre lo normal y lo patológico está desdibujada. ¿Cuándo una manía es un trastorno obsesivo? Difícil de clarificar. Como normal general, se toma en consideración el nivel de interferencia que esa obsesión y/o compulsión tiene en la vida de la persona. No es lo mismo un pensamiento irracional que viene de vez en cuando, que una obsesión que atormenta y que puede (o no) llevar a realizar rituales compulsivos para evitar la angustia.

Recordar que el TOC o trastorno obsesivo-compulsivo tiene diferentes manifestaciones. Puede ser más mental (pensamientos intrusivos irracionales), más comportamental (rituales, rutinas, manías) o ambos. Lo que diferencia al trastorno obsesivo-compulsivo de otros diagnósticos es que la persona siempre mantiene el criterio de realidad, a pesar de que a veces puede estar un poco desdibujado. Es decir, sabe que sus pensamientos y conductas son irracionales y sin sentido, puede cuestionarlos y criticarlos aunque escapen a su control.

El problema a veces viene porque no todos los trastornos obsesivos son iguales, algunos socialmente están bastante aceptados. Así, no es lo mismo una compulsión hacia la limpieza o el orden; que otro tipo de trastornos obsesivos que tienen pensamientos o conductas más extrañas como tener que pasar las páginas de un libro varias veces para evitar una desgracia. Este último tipo de trastornos obsesivos hacen sufrir más por la incomprensión del entorno, sin embargo, reciben asistencia antes porque lo llamativo del síntoma motiva la búsqueda y aceptación de ayuda psicológica.

Por el contrario, en aquellos trastornos obsesivos cuyas manifestaciones son más socialmente validadas, sí puede haber una paulatina cronificación más resistente a tratamiento. Ser organizado y limpio, responsable, atento a los detalles, cuidadoso… son cualidades deseables y que se refuerzan. La pregunta a hacerse sería, ¿hay algo más en la vida de la persona que esas tareas? ¿se ha convertido el orden, la limpieza, la seguridad, etc… en el pilar sobre el cuál gira su vida? Y si no realiza esas rutinas o actividades ¿puede olvidarse y disfrutar? ¿o siente tanta ansiedad que no puede centrarse en otra cosa? ¿aparece angustia, inquietud, pensamientos irracionales si dejo de hacer determinada acción?

Este tipo de preguntas son las que pueden ayudar a distinguir entre una personalidad obsesiva o meticulosa y algo que ya está o bordea la patología. No es lo mismo ser una persona responsable y/o organizada que alguien que no puede vivir si las rutinas se ven alteradas.

Si sientes que estás en este último punto o conoces a alguien que pueda estarlo, lo mejor es solicitar ayuda profesional. Un psicólogo puede ofrecerte un espacio de escucha y reflexión, para valorar mejor la situación en la que te encuentras. Recuerda que en Psicodinámicas te ofrecemos la primera sesión de forma totalmente gratuita. Nuestra consulta de psicología se encuentra en Villaviciosa de Odón, también puedes solicitar terapia online a través de Skype.

trastorno obsesivo compulsivo

trastorno obsesivo compulsivo

Related Posts

Comentarios no permitidos.